Hacer limpieza

Durante nuestras vidas vamos acumulando ciertas experiencias que van cambiando nuestra forma de ver el mundo. Aquellos hechos que nos hacen sentir felices nos estimulan y nos dan confianza, pero desaparecen rápidamente de nuestra memoria; por contra, aquellos más negativos se nos incrustan y nos acompañan con mucha más facilidad. Todo apunta a que prestamos más atención a las desgracias que a aquellas circunstancias que nos son favorables y, sin darnos cuenta, vamos sobrecargando nuestro ser de negatividad. Entonces, llega un día que queremos dar un cambio radical a nuestras vidas pero, ¿es suficiente con cambiar nuestro entorno? Imaginemos a un escalador que lleva una mochila llena de piedras tras su espalda, él, ha subido la misma montaña mil veces y cada día le cuesta más llegar a la cima, así que, un buen día, decide que ya no la subirá más y que irá a otra montaña. ¿Notará alivio en su decisión? Es necesario, ante cualquier cambio que queramos hacer en nuestras vidas, realizar un estudio previo de nuestra situación, pero también de nosotros mismos. Abrir esa mochila que llevamos a cuestas y analizar en profundidad qué piedras nos ayudan a ser fuertes, y cuáles nos impiden (más que ayudarnos) a lograr nuestros objetivos.
¿Qué impide que sea feliz? ¿Qué provoca este estado de nerviosismo o de ansiedad? ¿Qué me preocupa tanto? Y, lo más importante: ¿Sirve de algo que esté todo el día preocupado por una cuestión concreta de la cual yo poco puedo hacer? Si somos capaces de mantener un estado de calma, aunque sólo sea durante unos minutos, y analizamos todas estas cuestiones una a una, descubriremos que la mayoría no tienen una solución inmediata y que muchas, incluso, no nos afectan directamente a nosotros (problemas de los hijos, de otros familiares, amigos…). Si alguien muy cercano a nosotros tiene un accidente de coche (Dios no lo quiera) y está ingresado en el hospital, es evidente que nos vamos a preocupar, pero no va a servir de nada que nos preocupemos en exceso, que tengamos un ataque de ansiedad y que terminemos tomando fármacos para los nervios. Lo que sí es necesario es que sepamos razonar cuál es la situación que nos atañe, y que una vez relajados, nos preparemos para actuar en el momento en que nuestro accidentado verdaderamente lo necesite. Por tanto, el estrés es bueno, pero debemos saberlo gestionar para no llevarlo a un extremo y poder ser eficientes en nuestras vidas sin caer en la desesperación.

Antes de cambiar de montaña hagamos una parada en un hostal, vaciemos todas las piedras y pongámoslas sobre la mesa para analizarlas con calma. «No soporto a mi marido, se ha convertido en un ser que ya no reconozco»: ¿Me divorcio de él? ¿De verdad es necesario llegar a ese extremo? ¿Le quiero? Pero también debemos hacernos preguntas como la siguiente: ¿He sabido hacerle entender cuáles son mis sentimientos? Porque solemos culpabilizar a los demás con demasiada facilidad. Estudiemos con sinceridad cada uno de los fragmentos de roca que tenemos en nuestra mochila y que tanto pesan, y comencemos a proyectar posibles soluciones. Ver las cosas con una perspectiva negativa no va a ayudarnos a salir del apuro, estar todo el día quejándonos no nos va a ser útil, así que, comencemos a tomar decisiones (cuidado con las decisiones drásticas) para lograr encontrar un mejor modo de vida. Pues sólo cuando nos desprendemos del inútil peso que cargamos sobre nosotros podremos comenzar a sentirnos más libres y seguros, y sólo cuando nos hayamos habituado a solucionar los inconvenientes del día a día, la vida será un camino más fácil por el que poder avanzar.

©xavierturell2016
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s