La hipertensión


La hipertensión es un estado en el que la presión que se ejerce sobre las paredes de nuestrs arterias es superior a la normal. Esta presión tiene dos valores, la mínima o diastólica (que significa que el corazón se está llenando de sangre), y la máxima o sistólica (que significa que el corazón se ha contraído y ha expulsado toda la sangre que había en su interior). Se habla de hipertensión cuando el valor de la mínima es superior a 9 centímetros de mercurio, o la alta a 14.

En las sociedades industrializadas una de cada seis personas tiene la tensión alta, y en los países desarrolados, de un 15 a un 20% de la población adulta es hipertensa. Sólo un pequeño porcentaje de los casos de hipertensión arterial tienen una causa detectable, la mayoría, más del 90%, son de causa desconocida, denominadas hipertensiones esenciales o primarias.

En la mayoría de los casos la hipertensión no presenta síntomas, por eso se suele denominar “muerte silenciosa“, pero es cierto que en otros casos podemos detectar los siguientes: Dolor de cabeza, alteraciones visulaes, fatiga, mareo, náuseas, insomnio, vértigo, dificultad respiratoria, presión en el pecho, hormigueos en las extremidades… También hay que tener en cuenta que los factores desencadenantes de la hipertensión suelen ser: el estrés, el sobrepeso, al tabaco y el alcohol, la diabetes, el exceso de sal en las comidas, el sedentarismo, problemas renales… Estos factores son importantes pues, por ejemplo, en el 20% de los hipertensos basta con una dieta probre en sal para conseguir el control de su tensión. Así mismo, está comprobado que algunos anticonceptivos orales producen un aumento de la tensión arterial, sobretodo en mujeres jóvenes.

Según la Medicina Tradicional China, los órganos implicados en la hipertensión son el Hígado, el Riñón y el Bazo. En dolencias crónicas a menudo encontramos una deficiencia del Hígado y/o Riñones que conduce a un ascenso de Yang de Hígado; aunque en otros casos encontramos un ascenso de Fuego de Hígado. No hay que olvidar por ello tratar el meridiano de Corazón por su relación directa con los vasos sanguíneos y tener en cuenta una posible deficiencia del Bazo, Flema, o estasis de sangre en los casos más abanzados. La acupuntura da buenos resultados para bajar la tensión arterial conjuntamente con un cambio de dieta y de costumbres, pero es importante visitar al médico occidental para que realice un examen exahustivo e intente dilucir de dónde proviene dicha alteración, ya que podríamos sufrir algúna enfermedad renal o endocrina.

Remedios naturales:

● Lo primero es eliminar de la dieta cualquier tipo de estimulante como el café, el té,  la cola o el guaraná.

● Reducir la ingesta de sal, de grasas animales y saturadas.

● Disminuir el estrés y aprender a tomarse la vida con más calma.

● Dejar de fumar y no tomar alcohol.

Hojas de olivo: cuece un puñado de hojas de olivo en un litro de agua durante 15 minutos. Deja reposar 10 minutos y toma dos vasos al día. Este mismo remedio se puede realizar con la peladura de una cebolla o con la piel de cuatro patatas (evidentemente limpias).

● Cuando la tensión está descompensada, es decir, cuando la baja está alta y la alta está baja, se toma en ayunas durante 9 días la cocción de 4 hojas de laurel en una taza de agua. Se hierve durante 3 minutos, dejar reposar y tomar.

©xavierturell2016
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s