Las vitaminas

Tomar vitaminas es fundamental para mantenernos sanos. La mayoría de ellas no las producimos nosotros, sino que tenemos que ingerirlas a través de los alimentos. Necesitamos trece vitaminas que podemos dividir en dos tipos: las hidrosolubles (las ocho que forman el complejo B y la vitamna C), y las liposolubles (A, D, E y K). La teoría nos dice que un equilibrio entre todas ellas es necesario para mantenernos sanos, pero no existe un estudio esclarecedor sobre ello. Las vitaminas son compuestos complejos e inestables, eso hace que en muchos de los alimentos procesados e industriales se vean afectadas. Ya en los años sesenta se descubrió que las frutas y las hortalizastenían un 68% de empobrecimiento de sus nutrientes debido al esfuerzo de mantener una máxima producción al menor coste y, en la actualidad, esos índices no han mejorado.

Hoy en día se emplean más de 250 plaguicidas y herbicidas que, a parte del daño que pueden causarnos, impiden la absorción de las vitaminas y minerales. Cuando se exponen a bajas temperaturas, la vitamina E, C y B1, pierden parte de su potencial; lo mismo sucede con el calentamiento de algunos platos, que puede debilitar el 80% de algunas vitaminas. La mejor manera de cocinar las verduras y de que conseven mejor sus nutrientes es al vapor, pues al cocerlas en caldo pierden la mayoría de sus vitaminas hidorsolubles. Lo mismo sucede con los cereales al quitarles la cáscara: el pan blanco pierde un 86% de la vitamina B3, el 75% de la B6, el 67% del ácido fólico y el 50% de la B5 que hay en el pan integral. Los enlatados pueden llegar a destruir el 77% de la vitamina B6, el 78% de la B5 y gran parte del ácido fólico.

Muchos de los consumidores de alcohol sufren carencias de vitamina B1, B3, B6 y ácido fólico, vitamina B12, calcio, magnesio y zinc. Incluso fumarse un único cigarrillo equivale a consumir 30mg de vitamina C para contrarrestar sus efectos nocivos. Hace falta añadir aquí trastornos como el estrés, los anticonceptivos orales o el consumo de fármacos…

La vitaminas liposolubles son afines al tejido adiposo y pueden acupularse en él si hay un exceso de aporte, con lo cual debemos ser precavidos. Con las hidrosolubles no deberíamos tener problema alguno, pues en caso de llegar a un exceso son eliminadas a través de la orina. Igualmente, por ello, deberíamos intentar no excedernos, pues se ha demostrado que un exceso de vitamina B puede alterar el metaboismo hepático de algunas personas. Las deficiencias más habituales son las de vitamina B, dado que el estrés consume una gran cantidad de esta vitamina. Las antioxidantes (A, C y E) también suelen aparecer debido a la exposición de radicales libres a los que estamos expuestos: atmósfera, fármacos… Suele ser más efectivo tomar las vitamina B en conjunto que solas. evitando así un desequilibrio.

www.xavierturell.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s