La moxibustión

La moxibustión es una técnica más que forma parte de la Medicina Tradicional China. Para ello se utilizan hojas de artemisa que, una vez secas, se muelen. Su polvo en incandescencia suele alcanzar entro los 500/600 grados centígrados, produciendo un calor seco de gran calidad terapéutica. Es entonces cuando debe aplicarse sobre los puntos de acupuntura, meridianos y zonas de dolor.  Como podéis ver, la Medicina China no se concentra sólo en la acupuntura, sino que combina muchas más técnicas en ella para que tenga más efectividad; como el uso de la fitoterapia que nos es de gran utilidad.

La moxibustión calienta los meridianos, disuelve el frío y la humedad. Favorece la el flujo de la circulación de la sangre y recupera el Yang. Se suele usar en casos de insuficiencia de Yang, como la insuficiencia Yang de corazón: Frío en las manos y pies, escalofríos, tez pálida; insuficiencia Yang de bazo: poco apetito, heces líquidas, diarrea; insuficiencia Yang de riñón: orina abundante, edema, frío en las rodillas y zona lumbar…

La forma más habitual de usar la artemisa es en puro, pero podemos utilizar conos o artemisa pura que se coloca sobre el mango de las agujas. El calor puede ser directo, aplicando los conos directamente sobre la piel, o indirecto, colocando una rodaja muy fina de ajo o jengibre entre la piel y la moxa para utilizar las propiedades fungicidas del ajo y el jengibre.

La moxibustión se utiliza para distintas patologías, pero tiene muy buenos resultados en enfermedades por viento, frío y humedad: vértigo, amenorrea, diarrea, enuresis, prolapsos, debilidad, etc. Es excelente para el tratamiento de la mala posición fetal, muy usado por los ginecólogos chinos. Este tratamiento se realiza tres semanas antes del día previsto para el parto, cada día hasta que se soluciona la postura y se evita la intervención por cesaria. También para tratar el dolor que empeora con el frío humedad. Por eso, suelo aconsejar a mis pacientes (sobre todo ancianos) el tratamiento de la moxibustión de cara a épocas de invierno donde las articulaciones sufren más. Los dolores menstruales también son tratados con moxibustión siempre que haya un estancamiento del Qi, frío, o síndromes de insuficiencia.

Es importante que esta técnica la realice un profesional, ya que si no se tiene experiencia ess fácil quemar al paciente. No se debe usar nunca en síndromes de Calor, incluso si hablamos de un Calor por vacío, tampoco si hay fiebre y en mujeres embarazadas es mejor no utilizar la moxa en el abdomen ni en la zona lumbo-sacra.

Por lo demás, el calor seco es una de las mejores herramientas terapéuticas que tendremos en nuestra disposición para solventar muchas dolencias; insisto, siempre que las realice un buen profesional.

www.xavierturell.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s