Curvaturas de la espalda

Hay tres tipos de curvaturas de la columna vertebral: la cifosis, la escoliosis y la lordosis. En la región cervical y lumbar es normal (y necesario) mantener cierto grado de lordosis, al igual que es normal tener algo de cifosis en la zona dorsal, pero cuando la curva empieza a exagerar es cuando podemos encontrarnos con los verdaderos problemas, vayamos pues a analizar cada una de ellas.

  • La cifosis es una curvatura exagerada de la zona dorsal que, al inclinar la columna vertebral hacia delante, la zona dorsal se curva hacia delante mientras que la zona lumbar se aplana. Suele iniciarse a una edad muy joven si no se mantiene una buena postura desde el principio; un claro ejemplo, son las mochilas cargadas de libros que nos inclinan hacia delante, pasar demasiadas horas delante de un ordenador, etc. La solución principal es corregir esas malas posturas que apoyan la deformidad de la columna, y realizar todos los días ejercicios especializados para que no empeore su estado. Es difícil corregir la curvatura, pero sin duda lograremos evitar que siga curvándose y provocar más lesiones.
  • La escoliosis es una curvatura de la columna diferente al plano que hemos visto antes, bien hacia la derecha o hacia la izquierda de la misma columna. En este caso, también suele iniciarse en épocas de juventud, teniendo un ejemplo claro en todas las personas que llevaban sus mochilas llenas de libros cargadas sólo sobre uno de sus hombros.
  • La hiperlordosis presenta una curvatura exagerada de la zona lumbar, obligando a que las nalgas salgan hacia fuera y hacia arriba, y que la zona cervical esté echada hacia delante.

Si tienes dolor de espalda o contracturas que se resisten a desaparecer, es importante que entiendas que, posiblemente, tengas alguno de estos trastornos. Como he dicho antes, cambiar los hábitos y mantener posturas más controladas y naturales es el primer paso para corregir el problema y comenzar a notar resultados. El masaje te ayudará mucho a relajar la musculatura y a ir eliminando las contracturas más rebeldes, siendo necesario realizar ejercicios de estiramiento todos los días. Como siempre, ante cualquier duda, lo mejor que puedes hacer antes de ir a visitar a un masajista es ir a ver al médico para que te realice las pruebas necesarias y poder descartar cualquier mal mayor.

Visita mi página web en: www.xavierturell.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s