La gastritis

La gastritis es una inflamación de la mucosa gástrica, que no es más que la capa de células que reviste el estómago por dentro potegiéndolo de la acidez de los jugos gástricos. se ha incidido muchas veces que la gastritis es debido al exceso de acidez gástrica, pero esta afirmación no es del todo cierta. Al ingerir los alimentos, la pared de nuestro estómago está recubierta por unos factores de protección que nos protegen de los jugos gástricos, encargados de digerir la comida. Si estos factores fallan el ácido puede digerir las paredes del propio estómago, produciendo inflamación o incluso una úlcera estomacal. Por contra, la gastritis aquílica es la que se produce cuando existe poca secreción gástrica, dificultando la digestión. ¿Cómo podemos diferenciar una de la otra? Cuando la persona se siente mejor al comer y ese quemazón inicial desaparece, nos encontramos ante un exceso de acides.; mientras que cuando encontramos personas que dicen sentirse hinchadas después de comer, que tardan en hacer la digestión, o que después de cenar si se estiran un poco notan quemazón, tendrán falta de acidez. Así pues, siempre que hay molestias deberíamos tomar consciencia y tomar pequeñas precauciones para evitar la formación de una úlcera gástrica o duodenal.

Puede pasar tiempo antes de que aparezca el dolor y empecemos a notar una sensación de ardor o de calambres en el estómago, sobre todo al tomar algunos alimentos o ciertos medicamentos. Además, podemos sufrir anemia debido a que la gastritis provoca un microsangrado de la mucosa estomacal que facilita la pérdida de glóbulos rojos. ¿Cuales son las posibles causas?

  • Aunque no siempre es la causa principal, no debemos descartar la posibilidad de que hay una causa psicosomática. La decisión, la duda o el estrés facilitan el desarrollo de la gastritis. Son muy típico entre ejecutivos que toman muchas decisiones influyendo en su sistema neurovegetativo que, como sabemos, afecta directamente en la secreción de los jugos gástricos y en el establecimiento de los factores de protección.
  • Otro factor a tener muy en cuenta es la alimentación. Los productos refinados, el exceso de carne y grasas, el abuso del café, alcohol, o las especies fuertes no nos ayudan demasiado; igual que comer deprisa sin saborear los alimentos que ingerimos.
  • Algunos fármacos, como los antiinflamatorios, son tan agresivos que normalmente el médico nos receta por inercia un protector para paliar sus efectos nocivos. Otros medicamentos son los antibióticos, los corticoides, la reserpina (en el tratamiento de al hipertensión)… No digo que no nunca debamos tomarlos, sino que debemos ser conscientes de sus consecuencias.
  • Suele llevarse la culpa, muchas veces, a la infección por Helicobacter pylori. Pero se cree que no es la única causa de ello; de hecho, cuando se tiene esta infección se suele dar antibiótico para erradicarla, algo que suele mejorar los procesos ulcerosos…

Si logramos reducir el estrés, seguir una dieta adecuada, no tomar demasiados medicamentos ni fumar o beber en exceso, las posibilidades de sufrir una gastritis se reducen en gran medida. Uno de los mejores tratamientos que hay es el jugo de patata crudo o de col; se prepara en una licuadora y se toma durante 20 días siendo muy efectivo. Otra alternativa o complemento son las plantas medicinales:

  • En caso de estrés podemos tomar pasiflora, meliloto, estragón o tila.
  • Plantas antiinflamatorias: raíz de regalíz (sin abusar de ella, dos semanas máximo), o el haya, la papaya…
  • Plantas digestivas: anís verde, comino, angélica, hinojo; el abedul, la manzanilla, el romero, el tomillo…
  • Plantas mucosas: fucus, agar-agar, lino…
  • Elimina los alimentos ricos en grasas y proteínas (ya que hará aumentar la secreción de jugos gástricos), y aumenta la dosis de frutas y verduras.
  • Hay que vigilar con las personas que usen fajas o vestidos que opriman el estómago, ya que facilitan que los ácidos pasen al esófago y nos sintamos peor.
  • Hacer deporte sin forzar al máximo también puede ser beneficioso.

Sin duda, con todos estos remedios podremos mejorar mucho los síntomas de la gastritis. Y si todavía sufrimos molestias, he de decir que la acupuntura da muy buenos resultados. Recordad: las sesiones de acupuntura servirán para adelantar la mejora de los síntomas junto a lo anteriormente mencionado pero, si uno no empieza por cuidarse uno mismo, de nada servirá todo lo demás.

Visita mi página web en: www.xavierturell.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s