La importancia de los minerales

Nuestra salud mental depende en gran medida de los minerales que hemos ingerido, ya sea por exceso o deficiencia. Muchos de ellos pueden tomarse como suplemento, pero también hay que saber que la toma de ciertos minerales sin un seguimiento médico y profesional puede ocasionar graves  consecuencia. Por ello, es mejor tomarlos junto a nuestra dieta. Los minerales son micronutrientes inorgánicos que forman parte de algún elemento u órgano del cuerpo, como son la sangre o los huesos, y se adquieren únicamente a través de la alimentación (sobretodo de algunas frutas, vegetales, hortalizas y otros alimentos).

  • MAGNESIO: En los seres humanos se halla en todos los tejidos, particularmente huesos y músculos. La ansiedad y la depresión se relaciona con un consumo pobre de este mineral, por lo que es aconsejable la toma de alimentos como el perejil, las espinacas, los garbanzos o el arroz integral.
  • MANGANESIO: Este mineral interviene en el declive cognitivo progresivo y los síntomas de demencia. En cantidades elevadas se convierte en un neurotóxico. La mayor parte del exceso que tenemos en nuestro cuerpo es debido a la contaminación atmosférica y a los pesticidas; además, se sabe que una ingesta pobre en hierro favorece su absorción.
  • HIERRO: La deficiencia de hierro impide la neurotransmisión, aparte de provocar anemia, como es evidente. Por ello se ha vinculado a déficit de cognición en niños y adultos. Para aumentar la cantidad de hierro en nuestro cuerpo no basta en ingerir alimentos que sean ricos en este mineral, sino en tomar también aquellos que contribuyan a su absorción. Puedes consultar los alimentos que más hierro tienen pulsa aquí.
  • SODIO: Interviene en la generación de impulsos nerviosos y de la contracción muscular, a la par que controla la acumulación de agua en los tejidos (hinchazón abdominal y retención de líquidos), y el ritmo cardíaco. Lo encontrarás en: huevos, frutos secos, sardinas en lata, legumbres…
  • CALCIO: Interviene tanto en la formación como en la conservación de los huesos, así como en la coagulación sanguínea, la transmisión de impulsos nerviosos y la contracción muscular. Lo encontrarás en: espinacas, col rizada, cebolla, acelgas, garbanzos, judías blancas, lentejas…
  • POTASIO: Ayuda al buen funcionamiento del corazón y los riñones, contribuyendo a su vez a realizar una buena digestión. Contribuye para transmitir los impulsos nerviosos, y controla el agua a nivel corporal. Lo encontrarás en: plátanos, aguacates y la mayoría de alimentos crudos.
  • ZINC: Nnecesario para la síntesis del ADN y para la regeneración de los tejidos, está relacionado con la producción de energía, fortalece el sistema inmunológico y es un componente esencial de más de 100 enzimas que participan en el aprovechamiento de las grasas, los hidratos de carbono y las proteínas. Lo encontrarás en: ostras, carne picada, germen de trigo, judías blancas…
  • SELENIO: Conserva la elasticidad de los tejidos, a la par que reduce el riesgo de cáncer y el envejecimiento celular. Lo encontrarás en: pasta con harina integral, arroz blanco, avena…

Recuerda que hay que vigilar a la hora de tomar suplementos químicos en cápsulas, pues algunos de ellos, en exceso, pueden ser perjudiciales para nuestra salud. Tomar estos minerales con los alimentos es una forma más segura y natural de estar sanos.

www.xavierturell.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s