La importancia del sistema digestivo

Quizá empezar este artículo hablando de las heces no va ha resultar agradable para más de uno, pero la importancia de lo que comemos y el estado de nuestra salud va tan unido, que se me hace imposible no hablar de ello.

Ante todo tengo que decir que no debemos obsesionarnos con la forma, el color, el olor, y muchas cosas más que se puedan decir sobre las heces. Tener estos factores en cuena nos ayudará a comprender que alguna cosa no estamos haciendo bien, y es un punto de partida para que podamos observar los beneficios que repercuten en nosotros cuando cambiamos la dieta o nuestro estilo de vida. Si tenermos diarrea, estreñimiento, mal olor, o sencillamente al limpiarnos debemos usar mucho papel porque el ano queda sucio, es que nuestro sistema digestivo tiene algún que otro problema. ¿Cuántos animales has visto que se limpien después de defecar? ¿Tan distintos somos nosotros?

Pero los síntomas de una mala digestión o alimentación no se limitan a la defecación. Si no eliminamos bien las toxinas de nuestro cuerpo, éstas suelen acumularse y dar síntomas más allá de la forma de nuestras heces. La piel, por ejemplo, es un claro ejemplo de ello. Una coloración anormal (rojiza, pálida, azulada), demasiado seca o grasa, con arrugas, pliegues, patas de gallo o con estrías, nos indica un lento deterioro de nuestra salud; igual que la caída del cabello o las caries.

El primer filtro que las toxinas encuentran son los pulmones, también pueden llegar a los riñones y, aquellas que se producen por putrefacción y fermentación intestinal y que logran pasar a la vena porta, suelen sobrecargar el hígado. En cada uno de estos órganos, las toxinas podrán generar distintos síndromes o enfermedades. He aquí la importancia de una buena alimentación, pues todo el organismo resulta partícipe de ello.

Una alimentación sana y responsable que no sature nuestro organismo será esencial para sacar el máximo provecho a los alimentos y mantener a raya nuestro buen estado de salud. A veces, es necesario hacer unos días de ayuno (o de comer alimentos fáciles de digerir) para ayudar a relajar todos nuestros órganos; para luego, empezar una dieta saludable.

Pero, ¿qué es lo que debo comer? En realidad, cada persona tiene una flora intestinal distinta, algo que hace que cada individuo deba aprender qué es lo que le beneficia y qué es lo que no lo hace. No hay una dieta única para todos, al contrario, deberás aprender por ti mismo cuáles son los alimentos que más se adquieren a tu constitución. Evidentemente, hay unas pausas a seguir, pero sólo tu sensibilidad y el sentido común que aportes harán que todo cambie para mejor.

Más adelente os daré más consejos sobre nutrición. De momento, en mi página web, en la sección de artículos, tenéis varios documentos que os podéis descargar sobre listas de alimentos sin gluten, sin aditivos y una lista de los alimentos FodMaps del que hablaremos más adelante. ENLACE

Visita mi página web en: www.xavierturell.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s