El árnica

En nuestro país suele encontrarse en los Pirineos y en la mayor parte de los montes del Norte de España. Con numerosos principios activos, el árnica destaca entre ellos algunos glucósidos flavónicos presentes en sus flores. Destacar sus propiedades analgésicas, rubefacientes (aumenta la temperatura corporar aportando más circulación sanguínea), antiinflamatorias, antibacterianas, fungicidas o cicatrizantes.

 Es un buen remedio para las heridas (menos las heridas abiertas), las úlceras varicosas de la pierna o los hematomas: utilizando una cucharada de tintura de árnica disuelta en un litro de agua, aplicar en forma de compresas. También para tratar la piorrea, curar llagas o infecciones bucales se pueden hacer enjuagues. Incluso para tratar la faringitis crónica. Mejora los golpes y los esguinces con emplastos en la zona afectada reduciendo la hinchazón (una buena solución es hacer los emplastos con arcilla verde e infusión de árnica).

CONTRAINDICACIONES: Si la piel es delicada y notas escozor, si sufres dermatitis o tienes ampollas no es recomendable su uso externo. Tampoco es recomendable su uso interno debido a que puede provocar arritmias, irritaciones en el tracto digestivo y toxicidad en el sistema nervioso. Se considera una planta tóxica y no debe tragarse nunca.

Visita mi página web en: www.xavierturell.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s