Síndrome post-vacacional

Estás de vacaciones y notas que estás más ansioso de lo normal. Cuando empezaste tuviste una especie de malestar, de no saber qué hacer, pero pronto te acostumbraste a la buena vida y pusiste en marcha un plan perfecto para descansar, sólo, con los amigos o tu familia. Pero el caso, es que ahora, cuando falta poco para volver al trabajo, ese malestar ha vuelto a aparecer y estás echando a perder los últimos días de tranquilidad. ¿Te suena de algo? Los últimos estudios dicen que tres de cada diez personas sufren el llamado síndrome pre-vacacional, que se manifiesta por una ansiedad debida a un acontecimiento futuro. Normalmente, suelen sufrir este síndrome personas que trabajan  largas jornadas y que tienen cargos de responsabilidad alto. El deseo de disfrutar al máximo de su tiempo libre y la evidencia de que pronto dejarán de hacerlo, crea en estas personas un estado de inquietud persistente. ¿Qué hacer?

  • Vivir el presente. Es importante que aprendamos a disfrutar del aquí y el ahora. Si nuestros pensamientos se concentran en los acontecimientos futuros y no logramos que nos abandonen viviremos siempre pensando en el qué sucederá, y en el qué debería hacer si… Es necesario marcar horizontes, metas, pero al mismo tiempo saber regresar al presente y disfrutar en todo momento del momento actual.
  • Aceptar que la vida tiene sus momentos de alegría y sus momentos de tristeza, que no hay nada permanezca siempre igual y que todo cambia con el tiempo. Es momento de iniciar una nueva etapa y es necesario aceptarla con ganas de superarse uno mismo (aunque a veces tengamos un jefe que haga todo lo posible por impedirlo….).
  • Organizar la vuelta al trabajo es muy importante. Si conoces más o menos lo que te vas a encontrar, es muy beneficioso organizar mentalmente todo aquello que te ha dado problemas durante el año pasado y marcar un nuevo plan para afrontar el que viene. Si regresamos al trabajo con un método de organización, aunque luego allí nos lo pongan todo patas arriba) encontraremos más seguridad en nosotros, dispondremos de más poder de reacción y nos será más fácil adaptarnos al medio en el que trabajamos.
  • Tómate las cosas con calma. Cuando uno va a participar en una carrera se aconseja empezar con calma y apretar en la recta final. No digo que empecéis todos a ir con lentitud el primer día, pues os jugáis vuestro puesto, pero sí que no queráis correr y competir entre vosotros como si acabara de empezar una guerra o el fin del mundo. Con calma y tranquilidad, las cosas salen mejor.

Muchas personas deciden venir a mi consulta para que les haga un masaje general intenso y descontracturante. Con este tipo de masaje logramos activar la circulación y por tanto a la persona para que pueda afrontar sus retos con más vitalidad, al mismo tiempo que relajamos toda su tensión acumulada y eliminamos sus contracturas. Os aseguro que se trata de una buena opción.

Más información sobre mi consulta en: http://www.xavierturell.com/index-es.html

¿Frío o calor? El gran dilema.

Son muchas las personas que vienen a mi consulta diciéndome que aplican frío en zonas afectadas por algunas de sus dolencias. Me preguntan si hacen bien o, por el contrario, les puede perjudicar todavía más. ¿Es un gran dilema? Pues no, no lo es, y es importante que recapacitemos en lo que hacemos y en el por qué, porque de lo contrario, haremos que una lesión sencilla se convierta en un auténtico dolor de cabeza.

Cuando una persona sufre una contusión o traumatismo, la zona afectada se inflama. Es una reacción normal que el cuerpo tiene para calentar la zona y activar los mecanismos de defensa. Entonces, la pregunta es: si el cuerpo calienta de forma instintiva toda la zona, ¿es lógico que nosotros hagamos todo lo opuesto? Veréis, a parte de inflamar y calentar, en algunas ocasiones también pueden suceder hemoragias internas de mayor o menor grado. Si la zona se calienta y se inflama habrá más riesgo de aumentar la hemorragia, y todavía más de empeorar la lesión. En estos casos, cuando hay un traumatismo de cierto grado, es importante aplicar hielo a la zona durante diez minutos cada hora. La intención es hacer que la inflamación no se exceda y que, en caso de haber hemorragia, la podamos controlar lo antes posible.

Este proceso inflamatorio suele ocurrir durante las primeras 24 o 42 horas y, una vez ha trascurrido ese espacio de tiempo, la zona suele estabilizarse y no se inflama más. Es ahí donde la aplicación del calor entra en juego (insisto, dependiendo del grado de la lesión).

Si tenemos un tendón distendido por un mal gesto y aplicamos hielo, lograremos que la zona no se inflame. El tendón se contraerá por efecto del frío y, si tras pasar un tiempo prudencial empezamos a trabajar con masajes y con calor, activaremos la circulación sanguínea, recuperaremos su elasticidad y volveremos a estar sanos. Ahora, imagínate que un tendón se estira más de la cuenta debido a un mal gesto. Entonces, el propio tendón se acortará más de lo normal (por reflejo) y al aplicar frío se mantendrá en ese estado. Imáginate que durante dos meses sigues con el frío, cada vez, el tendón se acortará más, y cuando sea el momento de empezar a correr (por decir algo) se nos hará muy difícil, pues el tendón lesionado no tendrá la flexibilidad que tenía antes ni mucho menos pues, ¡lleva dos meses casi “congelado”! Lo mismo ocurre en una tendinitis que lleva meses ahí, sí, el tendón está inflamado, pero no va a más y, si aplicamos hielo, lograremos que el tendón y su haz muscular se contraigan cada vez más, perdiendo elesticidad, etc…

Así que acordaros de la fundamental:

  • El frío contrae: Nos ayuda para mantener la zona contralada, que no haya excesivas hemorragias o una inflamación exagerada.
  • El calor dilata: ayuda a aumentar el riego sanguíneo en la zona y, por ello, a que haya más aporte de oxígeno debido a la vasodilatación.

La Medicina Tradicional China tiene un amplio arsenas de terapias que pueden ayudarnos en estos casos: la acupuntura, los cataplasmas, la moxa, las ventosas y los masajes. Así que si sufres alguna lesión ya sabes: aplica hielo si lo crees necesario, pero cuando haya pasado un par de días deberías empezar a pensar si no es mejor aplicar calor.

Y siempre, en caso de dudas, consulta a un buen profesional.

Consulta privada en: http://www.xavierturell.com/index-es.html

La papaya

Se trata de una fruta tropical conocida por la gran cantidad de vitaminas que contiene. 200 gramos de papaya aportan toda la vitamina C que se necesita en todo el día, el 25% de provitamina A y casi el 20% de la vitamina E. También destaca su contenido en ácido fólico y en papaína, una encima que ayuda a digerir las proteínas de otros alimentos (como por ejemplo las carnes rojas) siendo algo laxante. Contienen una elevada cantidad de fibra y, aunque como ves, sus propiedades son muy beneficiosas para el cuerpo humano, hay que tener especial cuidado con las personas diabéticas, pues contienen un índice glucémico muy elevado. Otros beneficios son:

  • Mejora el ritmo cardíaco.
  • Reduce la inflamación intestinal.
  • Combate el estreñimiento.
  • Beneficia al Hígado y al páncreas.

Según la Medicina Tradicional China, la papaya tiene un sabor dulce, ligeramente amargo, y una naturaleza neutra, ligeramente fresca.

  • Refuerza el Bazo y el Estómago.
  • Favorece la producción de leche.
  • Elimina las lombrices intestinales.
  • Seca la Humedad.
  • Lubrifica los pulmones.

Así que si tienes dolor de estómago, problemas de lactancia, tos, eccemas o reumatismo sensible a la Humedad, ya sabes lo que puedes hacer.

Y recuerda: tómala siempre con moderación.

Consulta privada en: http://www.xavierturell.com/index-es.html

La salvia

Hierba típica de la cuenca mediterránea de intenso aroma, de uso culinario y grandes propiedades medicinales.

  • Reduce los dolores propios de la menstruación y las molestias que pueden acompañarla, como los dolores de cabeza, la retención de líquidos o la irritabilidad.
  • Es un remedio eficaz para la transpiración excesiva, sobretodo si se produce por la noche. También cuando aparece con los sofocos típicos de la menopausia.
  • Es útil en la inflamación de las vías respiratorias altas. Se pueden hacer gárgaras para reducir el dolor de garganta y si irritación.
  • Si tenéis las encías inflamadas o gingivitis, nada mejor que una infusión de Salvia elaborada con una taza de agua bien caliente y una cucharada de esta magnífica planta. Puedes hacerla tres veces al día, con enjuagues bucales de dos minutos cada uno de ellos.

Para los dolores menstruales, se toman dos tazas de infusión de salvia cada día, una semana antes de que aparezca la menstruación.

Está contrainidcada en mujeres con tumores mamarios hormono-dependientes, o para aquellas personas que estén tomando tratamiento sustitutivo con estrógenos. Las embarazadas deben evitar tomar salvia, debido a que podría dar lugar a malasformaciones en el feto. También es aconsejable que preguntes a tu médico en caso de ser diabético.

Visita mi página web en: www.xavierturell.com

Adelgazar, cómo ayudar a reducir peso.

Muchas personas, y más ahora en verano, vienen a mi consulta preguntando si la acupuntura puede hacerles perder esos kilos de más. Para reducir el peso, la Medicina Tradicional China describe diferentes aspectos:

  • Personas que tienen muchas ganas de comer, que no pueden parar debido a esa gran sensación de hambre, con dilatación abdominal, estreñimiento; este tipo de personas, decimos, tienen un hiperfuncionamiento del Yang del Jiao medio.
  • Personas con sobrepeso que tienen somnolencia, falta de dinamismo, movimientos lentos, descomposición de las heces, orina clara y abundantes, sufren de estancamiento de Humedad-Flema.
  • Y luego, encontramos personas con dolor de pecho, pálpitos, mareos, pulso débil, que interpretamos como un posible estancamiento de la sangre.

En todos estos casos la acupuntura funciona muy bien, pero hay que tener claro que se debe hacer un seguimiento continuo durante bastante tiempo (normalmente), y que si la persona no hace ejercicio continuado, ni mantiene una dieta adecuada aconsejada por un buen profesional o médico, la efectividad del tratamiento puede ser prácticamente nula.

La acupuntura regula las funciones del organismo quitando la Humedad, dispersando la Flema, liberando el estancamiento y, sobre todo, ayudará a la persona a rebajar esa saciedad que le hace comer impulsivamente, pero es IMPRESCINDIBLE que la persona comprenda que si no pone de su parte el tratamiento no funcionará.

A veces, la auriculoterapia es suficiente para dar ese paso adelante y cambiar tu vida hacia un objetivo mucho más placentero y saludable. No dudes en probar estas técnicas que pueden ayudarte a lograr tus objetivos. En mi consulta, la sesión de acupuntura cuesta 35 euros y la auriculoterapia va incluida; y, si sólo quieres la auriculoterapia, cuesta sólo 10 euros. No esperes más ¡y pide hora hoy mismo!

Visita mi página web en: www.xavierturell.com