Síndrome post-vacacional

Estás de vacaciones y notas que estás más ansioso de lo normal. Cuando empezaste tuviste una especie de malestar, de no saber qué hacer, pero pronto te acostumbraste a la buena vida y pusiste en marcha un plan perfecto para descansar, sólo, con los amigos o tu familia. Pero el caso, es que ahora, cuando falta poco para volver al trabajo, ese malestar ha vuelto a aparecer y estás echando a perder los últimos días de tranquilidad. ¿Te suena de algo? Los últimos estudios dicen que tres de cada diez personas sufren el llamado síndrome pre-vacacional, que se manifiesta por una ansiedad debida a un acontecimiento futuro. Normalmente, suelen sufrir este síndrome personas que trabajan  largas jornadas y que tienen cargos de responsabilidad alto. El deseo de disfrutar al máximo de su tiempo libre y la evidencia de que pronto dejarán de hacerlo, crea en estas personas un estado de inquietud persistente. ¿Qué hacer?

  • Vivir el presente. Es importante que aprendamos a disfrutar del aquí y el ahora. Si nuestros pensamientos se concentran en los acontecimientos futuros y no logramos que nos abandonen viviremos siempre pensando en el qué sucederá, y en el qué debería hacer si… Es necesario marcar horizontes, metas, pero al mismo tiempo saber regresar al presente y disfrutar en todo momento del momento actual.
  • Aceptar que la vida tiene sus momentos de alegría y sus momentos de tristeza, que no hay nada permanezca siempre igual y que todo cambia con el tiempo. Es momento de iniciar una nueva etapa y es necesario aceptarla con ganas de superarse uno mismo (aunque a veces tengamos un jefe que haga todo lo posible por impedirlo….).
  • Organizar la vuelta al trabajo es muy importante. Si conoces más o menos lo que te vas a encontrar, es muy beneficioso organizar mentalmente todo aquello que te ha dado problemas durante el año pasado y marcar un nuevo plan para afrontar el que viene. Si regresamos al trabajo con un método de organización, aunque luego allí nos lo pongan todo patas arriba) encontraremos más seguridad en nosotros, dispondremos de más poder de reacción y nos será más fácil adaptarnos al medio en el que trabajamos.
  • Tómate las cosas con calma. Cuando uno va a participar en una carrera se aconseja empezar con calma y apretar en la recta final. No digo que empecéis todos a ir con lentitud el primer día, pues os jugáis vuestro puesto, pero sí que no queráis correr y competir entre vosotros como si acabara de empezar una guerra o el fin del mundo. Con calma y tranquilidad, las cosas salen mejor.

Muchas personas deciden venir a mi consulta para que les haga un masaje general intenso y descontracturante. Con este tipo de masaje logramos activar la circulación y por tanto a la persona para que pueda afrontar sus retos con más vitalidad, al mismo tiempo que relajamos toda su tensión acumulada y eliminamos sus contracturas. Os aseguro que se trata de una buena opción.

Más información sobre mi consulta en: http://www.xavierturell.com/index-es.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s