El vértigo

En medicina occidental, el vértigo es debido a varias causas: hipertensión o hipotensión arterial, hipoglucemia, anemia, etc. Según la medicina Tradicional China, la cabeza está nutrida por el mar de la médula,  el Jing Chi del riñón, que a su vez está nutrido por la energía del bazo y del estómago gracias a los alimentos que consumimos. El factor Viento interno, es sin duda el causante de muchas patologías que afectan a la cabeza.

  • ASCENSO DE YANG DE HÍGADO: Al padecer algún tipo de trastorno emocional como un disgusto, enfado, ira… el Qi del hígado suele estancarse y, en algunas ocasiones, suele provocar un ascenso del Yang. También sucede cuando el Yin de riñón se encuentra en insuficiencia y no es capaz de controlar al Yang de hígado. Aquí, solemos encontrar enfados, sueños escasos o perturbados, boca amarga, lengua roja con capa amarilla…
  • INSUFICIENCIA DE SANGRE: La insuficiencia de Qi y sangre en el bazo/estómago, impiden la nutrición de los tejidos musculares y elevan el Yang hacia la cabeza. Aquí encontramos vértigos o mareos especialmente cuando la persona se mueve, cara pálida, pelo con falta de brillo, insomnio, aspecto cansado, lengua pálida…

EN CONSULTA: La acupuntura y la fitoterapia pueden ayudar mucho en estos casos liberando el factor Viento, eliminando el estancamiento del Qi de hígado y tonificando las funciones del bazo o riñón, dependiendo siempre de cada paciente. Así mismo, el masaje en profundidad de ciertas partes del cuerpo libera el bloqueo del qi, relaja, y tonifica la musculatura. Hay que comprender que algunas veces el riego sanguíneo que se dirige hacia la cabeza está disminuido debido a las contracturas o a las tensiones cervicales, por ello, es importante realizar un trabajo manual, de masaje, (sin necesidad de hacer crujimientos) para liberar toda la zona; en estos casos, el tratamiento con ventosas resulta excelente. En fitoterapia, la fórmula Jia Wen Gou Teng Wan nos libera el viento interno y el ascenso del Yang, igual que o la fórmula Gui Pi Wan que sirve para la insuficiencia de Qi y de sangre.

Visita mi página web: www.xavierturell.com

Superar la obesidad

La obesidad es uno de los problemas que cada vez afecta más a nuestra sociedad. Las «dietas milagro» son bien conocidas y nos han demostrado ser insuficientes, pues para perder kilos debemos usar un conjunto de variables: la dieta, el ejercicio y otros factores que, al unísono, lograrán cumplir nuestros objetivos.

Las personas obesas son más propensas a sufrir enfermedades cardiovasculares, hipertensión, diabetes, problemas respiratorios, cálculos biliares, artritis o gota. Si cuando hacemos dieta eliminamos de forma radical los alimentos que lleven más calorías sin más, podemos causar un déficit de micronutrientes: vitaminas, minerales, o de macronutrientes: proteínas, grasas o carbohidratos, y no por ello lograremos adelgazar; es más, cuando esto sucede, el cuerpo pide más alimento provocando más ansiedad. A veces, cuando el metabolismo es más lento de lo habitual faltan nutrientes como el zinc y el magnesio, así que no se trata de comer menos sino de comer mejor.

Solemos engordar por exceso de comida, metabolismo lento, hipotiroidismo, mala digestión de las grasas, falta de ejercicio, sistema linfático lento, retención de líquidos o por ciertos desequilibrios hormonales. Deberemos actuar para incrementar la eliminación de los líquidos y las toxinas, regular la producción de hormonas y mejorar la digestión de las grasas. Los ácidos grasos esenciales como los frutos secos crudos, las semillas crudas y los aceites vírgenes activan nuestro metabolismo, al igual que hacer ejercicio con regularidad.

¿Qué podemos hacer?

Elige alimentos que sean de temporada:

  • De marzo a junio: Verduras amargas, col, hojas de mostaza, perejil o espinacas; legumbres y cereales enteros, trigo sarraceno o mijo.
  • De julio a octubre: Vegetales refrescantes como el pepino, la lechuga; frutas de verano y arroz basmati.
  • De noviembre a febrero: Fruta ácida, zanahorias, remolacha, boniatos, pescados de aguas frías, alimentos proteicos como el tofu o el pollo, pasas o albaricoques desecados.

Eliminar el estrés será de gran ayuda para ir acostumbrándote a los distintos cambios, tanto en tu dieta como en tu vida diaria. Come más al mediodía, ya que eso te dará más energía para superar las horas donde sueles comer más impulsivamente. Respira con calma y profundidad, practica ejercicios de respiración y haz ejercicio todos los días. Y no olvides que tu voluntad para hacer las cosas será lo primero que deberás trabajar, pues sin una fuerte voluntad de hacer cambios, poco lograrás.

Visita mi página web: www.xavierturell.com

La obesidad en la infancia

La obesidad sigue siendo hoy en día una de las mayores preocupaciones; sobretodo en niños, donde se ha comprobado que condiciona luego a su edad más adulta. El consumo en exceso de grasas y una notable disminución de la actividad física, hace palpable este tipo de problemas. El peso de cada persona depende de su base genética y de aquello que consume y, si bien es cierto que no podemos modificar nuestros genes, sí que podemos regular aquellos alimentos que consumimos y modificar nuestras viejas costumbres. Cuando no tenemos en cuenta estos factores pueden surgir distintos problemas:

  • Problemas cardiovasculares: arritmias, hipertensión, disminución de la frecuencia y al gasto cardíaco, arterioscleriosis.
  • Problemas gastro-intestinales: hígado graso, anémia.
  • Problemas respiratorios: fatiga, asma.
  • Problemas metabólicos: intolerancia a los hidratos de carbono,, diabetes tipo 2.
  • Problemas emocionales: rechazo a su imagen, a la sociedad, ansiedad, estrés, depresión.

Si nuestros hijos sufren de obesidad, es importante que tengamos en cuenta estos factores. La Medicina Tradicional China es una buena herramienta para regular el metabolismo y ayudar a que el cuerpo vuelva a estar sano. Pero no pararé de insistir que para que en estos casos tenga un buen efecto, es obligado que el paciente se alimente correctamente y se ejercite. La salud no depende siempre de los medicamentos que tomamos, sino de nuestra voluntad para ello.

Visita mi página web: www.xavierturell.com

 

Cuidados de el cabello

Mantener el cabello sano y evitar su caída constituye un hábito esencial de salud. Solemos estar expuestos a una continua tensión nerviosa, el estrés, el consumo de medicamentos y algunas dietas extremas que son la causa de la propensión a la calvicie, donde también hay que tener en cuenta los factores hormonales y la genética. Las plantas que aporten minerales y vitaminas para su fortalecimiento evitarán la excesiva descamación y devolverán al cabello su suavidad, siendo una buena ayuda para evitar  su deterioro.

  • La cola de caballo contribuye a fortalecer las raíces debido al silicio, que hará que crezca suave y flexible.
  • La ortiga, aplicada con masajes y fricciones, regenera el cuero cabelludo, combate la dermatitis seborreica y la caspa, además de ser muy remineralizante.

Según el tipo de cabello podemos usar diferentes plantas. El romero o la salvia se aconseja para cabellos grasos y contra la caspa. El malvavisco y el nogal se emplean más para cabellos secos. Y el abrótano hembra en los rubios y quebradizos.

Visita mi página web: www.xavierturell.com

Dietas y estilos de vida

Son muchas las personas que, en un momento dado de su vida, deciden cambiar su tipo de dieta y dar un paso más allá. Es el caso de las personas que deciden hacerse vegetarianas y cambiar sus hábitos pero, no todos los vegetarianos los son extrictamente de la misma manera, veamos cuales son las diferentes tendencias culinarias:

  • Lacto-ovo-vegetarianos: En su dieta pueden incluir huevos y lácteos.
  • Vegetarianos crudivoristas: Se decantan por los alimentos crudos, descartando incluso alimentos como el pan. Los alimentos no deben cocinarse a más de 40-49 grados para no degradar sus nutrientes.
  • Veganos: Alimentación variada con aporte de vitamina B12, vitamina D en invierno, y yodo a través de las algas. No se toman azúcares refinados, harinas blancas o alimentos elaborados de forma industrial. Preferencia a las frutas, verduras, legumbres, nueces y productos integrales. No se toma ningún producto animal.
  • Macrobiótica: Donde los cereales y las legumbres toman un gran interés, con una cocción contraria a los crudivoristas. La macrobiótica ayudó a que alimentos como el seitán y otros derivados de la soja llagaran a occidente.
  • Flexi-vegetarianos: En este tipo de dieta se puede comer de todo, incluso, un poco de carne de vez en cuando.

En realidad, cada estilo tiene sus propias razones de ser. Los extremismos y las radicalizaciones suelen no ser muy bentajosos para nuestra salud y desaparecen de la misma forma en que aparecieron. Mantener un nivel de ingestión moderado, con sentido común (ya seas vegetariano, vegano, etc.) logrará que te sientas mejor y que respetes más al medio ambiente. Personalmente siempre he creído que hay que comer de todo y con moderación, haciendo incapié en las verduras, los cereales y las legumbres, tomando un poco de carne una vez al mes (que nos aportará esa vitamina B12 que tanto necesitamos) y evitando tomar todo tipo de alimento refinado. Respeto a los alimentos crudos, es bueno tomar algo de crudo todos los días antes de comer (como una ensalada), pero abusar de los alimentos crudos obligará al organismo a consumir más energía para procesarlos (insuficiencia de Qi de Bazo/Estómago), incrementando el Yin; es aconsejable tomarlos con moderación y más aún en invierno.

Visita mi página Web en: http://www.xavierturell.com/masajistaensabadell.html