Superar la obesidad

La obesidad es uno de los problemas que cada vez afecta más a nuestra sociedad. Las «dietas milagro» son bien conocidas y nos han demostrado ser insuficientes, pues para perder kilos debemos usar un conjunto de variables: la dieta, el ejercicio y otros factores que, al unísono, lograrán cumplir nuestros objetivos.

Las personas obesas son más propensas a sufrir enfermedades cardiovasculares, hipertensión, diabetes, problemas respiratorios, cálculos biliares, artritis o gota. Si cuando hacemos dieta eliminamos de forma radical los alimentos que lleven más calorías sin más, podemos causar un déficit de micronutrientes: vitaminas, minerales, o de macronutrientes: proteínas, grasas o carbohidratos, y no por ello lograremos adelgazar; es más, cuando esto sucede, el cuerpo pide más alimento provocando más ansiedad. A veces, cuando el metabolismo es más lento de lo habitual faltan nutrientes como el zinc y el magnesio, así que no se trata de comer menos sino de comer mejor.

Solemos engordar por exceso de comida, metabolismo lento, hipotiroidismo, mala digestión de las grasas, falta de ejercicio, sistema linfático lento, retención de líquidos o por ciertos desequilibrios hormonales. Deberemos actuar para incrementar la eliminación de los líquidos y las toxinas, regular la producción de hormonas y mejorar la digestión de las grasas. Los ácidos grasos esenciales como los frutos secos crudos, las semillas crudas y los aceites vírgenes activan nuestro metabolismo, al igual que hacer ejercicio con regularidad.

¿Qué podemos hacer?

Elige alimentos que sean de temporada:

  • De marzo a junio: Verduras amargas, col, hojas de mostaza, perejil o espinacas; legumbres y cereales enteros, trigo sarraceno o mijo.
  • De julio a octubre: Vegetales refrescantes como el pepino, la lechuga; frutas de verano y arroz basmati.
  • De noviembre a febrero: Fruta ácida, zanahorias, remolacha, boniatos, pescados de aguas frías, alimentos proteicos como el tofu o el pollo, pasas o albaricoques desecados.

Eliminar el estrés será de gran ayuda para ir acostumbrándote a los distintos cambios, tanto en tu dieta como en tu vida diaria. Come más al mediodía, ya que eso te dará más energía para superar las horas donde sueles comer más impulsivamente. Respira con calma y profundidad, practica ejercicios de respiración y haz ejercicio todos los días. Y no olvides que tu voluntad para hacer las cosas será lo primero que deberás trabajar, pues sin una fuerte voluntad de hacer cambios, poco lograrás.

Visita mi página web: www.xavierturell.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s