Confianza en nosotros mismos

La confianza ofrece cierta tranquilidad en uno mismo, seguridad al ir afrontando los problemas que la vida nos va ofreciendo, y  permite que nuestra mente se relaje y se centre. Pero la confianza es algo que debe ganarse con el tiempo y que va vinculado a la experiencia. Como se suele decir: “aprendemos siempre de nuestros errores”, y es así cómo vamos adquiriendo poco a poco esta fe en nosotros mismos. Por desgracia, en el mundo en que vivimos suelo ver cada vez más gente con falta y con exceso de confianza, algo que no nos beneficia en absoluto.

Si perdemos la confianza en nosotros mismos nos sentiremos inseguros, dudaremos a cada instante y, cada vez que alguien nos lleve la contraria, nuestros principios y valores se tambalearán con más facilidad. Incluso podemos llegar a sentirnos culpables de lo que sucede, generando así un pez que se muerde la cola continuamente. Esto nos agotará, sin duda, y los síntomas pueden complicarse en depresión, gente que se cierra en sí misma, etc. Por el contrario, el exceso de confianza nos hará tomar decisión con más facilidad, tomar mayores riesgos y tener más posibilidades de equivocarse. Hará que no escuchemos demasiado a las personas que nos rodean pues, si tenemos razón, ¿por qué tenemos que escucharles? Y este tipo de acciones provocará el rechazo de algunas personas, creando conflictos internos que son muy evidentes en muchas familias o en épocas de Navidades…

¿Qué debemos hacer? Vivimos en un mundo donde el Yin y el Yang conviven mutuamente. Uno no es mejor que el otro. No es más hermoso el sol por el calor que da, ni la luna por su serenidad, sino que ambos son necesarios para poder tener un rato de actividad y otro de calma. Tenerlos los dos al mismo tiempo es sencillamente, imposible. En la vida sucede lo mismo, mucho azúcar nos convierte en diabéticos, pero poco azúcar nos quita energía y nos debilita. ¿Qué hacer? Mantener un equilibrio entre las dos partes; y eso es exactamente lo que debemos hacer. Ser honesto con uno mismo, escuchar a los demás, valorar las críticas con respeto y tomando puntos de vista distintos, ser capaz de estudiar tus defectos y valiente al cambiarlos… Si tu problema es la inseguridad, debes empezar a afrontarla despacio, realizando pequeñas cosas que te hacen sentir incómodo pero que crees que podrás superar. Atrévete a hablar de cosas que nunca hablas con regularidad, con gente que no sueles hacerlo, ya que al dar estos pequeños pasos lograrás avanzar. Por último, la queja, el culpar a los demás, a la sociedad, los políticos, etc. no tiene cabida en este artículo. Estoy hablando de ti, de tu exceso o falta de confianza, los demás, bastante tienen con lo suyo…

Consulta privada: www.xavierturell.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s