El café

El café muestra sin duda dos caras bien distintas. Por un lado tiene propiedades que nos puede beneficiar, pero por otro lado tiene cualidades que hacen que su consumo no sea muy recomendado. Como siempre, un uso moderado será la clave de su correcta utilidad.

Se dice que una taza de café al día reduce el riesgo de padecer diabetes en un 7%, que parece ser beneficioso sobre la degeneración cerebral en la tercera edad debido a que protege las células nerviosas. Se recomendaba la cafeína en dietas para adelgazar porque aumenta el metabolismo y la eliminación de la grasa corporal… Por desgracia, los efectos nocivos pueden que te hagan plantear si de verdad necesitas tomar tanto café durante el día.

Las propiedades nutritivas del café son más bien escasas, aún así, después del té, el café es la “planta” más utilizada en todo el mundo. Y es que el café es moderadamente adictivo. El alcaloide que presenta el café es la cafeína y hay que tener especial cuidado en lo tostada que está la baya, ya que presenta sustancias carcinogénicas (productoras de cáncer) como los alquitranes, la pririmidina o la creosota. Aún así, los estudios que hay hoy en día no son concluyentes ante esta afirmación, pero todo apunta que contribuyen a ello, en especial en al cáncer de páncreas,  hígado, y riñón. Todavía hay más malas noticias para los adictos al café ya que, si bien es cierto que es un excelente tonificante, un estímulo continuo de la glándula suprarrenal puede hacer un efecto contrario, aumentar nuestra fatiga y debilitar el sistema inmunitario. No se recomienda tomar café si estás embarazada o en período de lactancia, y la toma de tres a cuatro cafés al día podría reducir notablemente  la fertilidad. También estimulamos la producción de la hormona cortisol, pudiendo provocar hipertensión y más estrés. El café también provoca acidez estomacal. Piensa, que cada vez que le echas azúcar aumentamos todavía más acidez. También nos provoca insomnio y tensión muscular.

¿Cafeína sólo en el café?

¡Claro que no! Una taza de equivala a cuatro veces menos cafeína que una de café. La cafeína también es habitual encontrarla en muchos refrescos con cola destinados al mundo infantil, no es de extrañar entonces, que sean frecuentes los procesos nerviosos en menores. Además, el fósforo que encontramos en las bebidas de cola aumenta la eliminación del calcio, ¡favoreciendo la pérdido de la masa ósea!


Xavier Turell Nebot – MASAJISTA /ACUPUNTOR – www.xavierturell.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s