Masajista en Sabadell

Anuncios

Las 8 piezas del brocado

Las ocho piezas del brocado (Ba Duan Jin) fueron compuestas por el general Yue Fei, bajo la dinastía Song. La intención del general era la de fortalecer el organismo de los soldados del ejército chino. Estos ejercicios derivan de otros que fueron creados por Boddhidharma, quien los creó con la intención de fortalecer el organismo de los monjes, debilitado por las intensas meditaciones y la falta de ejercicio. Quizá parezca que unos simples movimientos no pueden ejercer un efecto tan potente en el organismo, pero quienes logran practicarlas todos los días durante unos 15 o 20 minutos comprobarán sus increíbles efectos.

Las variantes de dichos ejercicios varías de una escuela a otra. Durante todos estos años, he aprendido diversas formas de Qi Gong pero siempre regreso a las ocho piezas del brocado por su efectividad. Las personas que tengan dolor de rodillas o que sufran de artritis o osteoporosis, pueden realizar los ejercicios sentados en una silla. Os dejo aquí un vídeo filmado en Beijing de 2014, donde podéis visualizar los diferentes movimientos.

Los ocho brocados son:
●  Sostener el cielo con las manos regula los tres hogares.
●  Apuntar a un águila lejana vigoriza la cintura y los riñones.
●  Separar las manos regula el bazo y el estómago.
●  Sacudir la cabeza y balancear las nalgas disuelve el fuego del corazón.
●  Volver la vista atrás previene las cinco debilidades y las siete llagas.
●  Tocar los pies con ambas manos vigoriza la cintura y los riñones.
●  Puños cerrados y ojos flamígeros aumentan la fuerza muscular.
●  Elevarse sobre la punta de los pies regula los seis meridianos mayores.

Lo más importante a la hora de realizar los ejercicios es que los hagas con ropa cómoda, en un ambiente relajado (con música suave de fondo), y que te concentres en lo que vas a hacer. Con el tiempo irás descubriendo qué ejercicios son mejores para ti, cuales debes trabajar más, e irás puliendo tu forma. Lee libros al respeto, los de Ives Requena son estupendos, o , si tienes dudas, llámame; puedo enseñarte cómo hacerlos de modo fácil y eficaz en mi propia consulta.